El cerebro nos miente

Nuestro cerebro no distingue entre lo que ve y lo que recuerda. En ambos casos se activan las mismas redes neuronales. Entonces es cuando surge la pregunta: ¿Qué es la realidad?

CEREBRO

Recibimos mucha información. Toda se introduce en nuestro cerebro a través de nuestros sentidos, va pasando por filtros y cada filtro elimina información, de manera que, al final, lo que emerge de la conciencia es sólo lo que personalmente nos interesa. El resto se pierde en el camino. El cerebro procesa cuatrocientos mil millones de bits por segundo, pero sólo somos conscientes de dos mil bits que se refieren al entorno, al tiempo y a nuestro cuerpo físico. ¿Qué ocurre con el resto de la información?

La información se almacena en distintos tipos de memoria y se guarda en función de la necesidad de esa información. Hay información que “guardamos” en memoria inmediata, a corto plazo, pues el cerebro entiende que la vamos a necesitar en un espacio corto de tiempo y después ya no será necesaria, de manera que esa información, una vez utilizada, se elimina. Hay también información que nos será útil en un espacio intermedio de tiempo, se guardará en una memoria a “medio plazo”. Y hay información que será necesaria para nuestra supervivencia, que se guardará en la memoria a largo plazo.

Si recibimos tanta información y somos conscientes de “tan poca”, significa que la realidad se crea en el cerebro durante toda nuestra existencia. El cerebro sólo fija lo que elegimos. Nosotros creamos la realidad. El cerebro no distingue entre lo que pasa en el exterior y lo que pasa en el interior.

Tendemos a pensar que el mundo está ahí independientemente de nuestra consciencia, pero no es así. No pensamos en cosas o hechos, sino en posibilidades.

¿Quién o qué escoge entre las posibilidades para que se produzca el propio acontecimiento de la experiencia? El pensamiento, que sabemos es capaz de modificar el cuerpo o la experiencia por completo. El pensamiento, que afecta a la realidad enormemente.

Por todo ello, debemos tener en cuenta que ni la experiencia, y mucho menos nuestros recuerdos, tienen que ver a menudo con los hechos que sucedieron.

Eduardo Sanz. Colaborador de Nice To Meet Me 

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s