Generosidad

Heather Clarck perdió a su hijo Lukas cuando éste tenía siete meses. Lo mató a golpes el novio de la canguro que cuidaba al niño. Cuando los médicos declararon su muerte, Heather tuvo un gesto de enorme generosidad y donó los órganos del pequeñín.

Dos años después, Heather aceptó un encuentro con Esther González y con Jordan, hija de Esther. Esta niña había salvado su vida gracias al corazón del pequeño Lukas. El encuentro fue muy emocionante. Heather llegó incluso a escuchar con un estetoscopio los latidos del corazón de su bebé, que ahora latía con fuerza en otro cuerpo, al que había dado vida. Heather y Esther, las dos madres, rompieron a llorar y a reir.

El encuentro ha ocurrido en el hospital de Phoenix, en Arizona, donde se ha realizado el trasplante, según la revista People.

El gesto de Heather donando el corazón de su bebé, un gesto lleno de generosidad, le ha permitido ver que una pequeña parte de su hijo todavía vive.

trasplante_corazon-madre_Heather_Clark_MDSIMA20160202_0167_1
A la izquierda, el encuentro. Las dos madres con la niña, Jordan. A la derecha, el pequeño Lukas, antes de morir.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s