¡¡Qué bueno es bailar!!

Está demostrado científicamente: Los beneficios de bailar para la salud mental, emocional y física son incuestionables. Por eso debemos bailar un rato cada día, aunque sólo sea una o dos canciones. En nuestros Talleres, solemos empezar la reuniones haciéndolo. El buen ambiente que se crea mejora después la puesta en común de las cuestiones a tratar y la interrelación personal. Ojalá se hiciese en las empresas antes de empezar la jornada laboral. ¿Os imáginais a todos los dependientes de un gran centro comercial bailando en sus departamentos antes de abrir las puertas? Sería fantástico. Empezarían más alegres, con más optimismo, mejoraría la relación entre ellos y harían más equipo, lo que acabaría trasladándose de alguna manera al cliente, siendo beneficioso en última instancia para la empresa y para la Sociedad. Todos un poco más felices.

Y es que bailar hace que el cerebro segregue serotonina, lo que mejora el estado de ánimo. También  produce proteínas dentro de las células cerebrales que estimulan el crecimiento de nuevas neuronas y conexiones entre células.  Y libera endorfinas, que son esas sustancias químicas que producen satisfacción y mayor tolerancia al dolor.

Todo bueno para la mente. Nosotros, además, no nos olvidamos de nuestra parte emocional y corporal, añadimos que bailar es una actividad estupenda para la expresión de sentimientos y la salida de las emociones, mejora la movilidad, la coordinación y la relación mente-cuerpo y reduce el estrés y las tensiones. Hay quienes aseguran que mejora de forma significativa el sistema inmunológico. Para nosotros, el baile forma parte de nuestro Acting.

Si eres de los que le gusta bailar, felicidades. Sigue con ello e incorpóralo cuanto más puedas a tu día a día. Y si eres de los que no le gusta bailar o de esos hombres que han crecido con el introyecto de que los hombres no bailan, o consideras que lo haces fatal, empieza ya. Los beneficios son exactamente iguales, tanto para los que tienen condiciones para el baile como para los que no. Y si te da vergüenza, baila solo en tu casa, en tu cuarto o en el baño. O, lo que es mejor, manda a paseo a la vergüenza. Si no lo haces, mira los beneficios que te estás perdiendo. Como decían Los Elegantes: «Sal de tu cueva y ponte ya a bailar».

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s