Trabajar en nuestro crecimiento es, también, renunciar a nuestro ego

Nos obligamos a deslumbrar al otro, queriendo ofrecer ante los demás una imagen sin defectos, sin miedos o sin dudas.

Trabajar en nuestro crecimiento es también renunciar a nuestro ego en busca de una mayor autenticidad, que en realidad se compone de nuestras riquezas y de nuestros desaciertos, acercándonos más al ser humano que somos.

Cuando dejé perder a mi ego gané todo lo demás. Pincha sobre la foto para acceder al artículo de La Mente es Maravillosa.

Raquel6

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s